El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

junio 29, 2007

Dos años blogueando

“Superchería del estilo: dar a las tristezas habituales un cariz insólito, adornar las pequeñas desgracias, vestir el vacío, existir por la palabra, por la fraseología del suspiro o del sarcasmo”
Emile Cioran

Abrir un blog no equivale a irse directo al infierno, sino que se trata de apenas una representación ilusoria. En el mejor de los casos es la nuda prosperidad del delirio domesticado, donde las resonancias apenas sirven para convencernos de la complexión robusta de unos desperdicios insensatos, mitad autocastigo y mitad exploración barata de las incógnitas eternas. Retrasadas quedan las huellas de las trampas de la razón y de la creación. Puede que haya algún lugar peor para intentar comunicar un mensaje, y eso ya es toda una voraz sentencia absolutoria. La pantalla ha brillado inanimada y ha entregado todo su fuego devorador a nuestros ojos. El arco iris de nuestra ficción fecunda, como un dibujito en la servilleta y un refugio infranqueable, que cabe con extraña holgura en los intersticios de las ramas más densas de la realidad. Un blog sabe hacerse sarcófago, madriguera de celos y aguantadero de embarques sin destino.

Dos años blogueando y el pescado sin vender; sólo alguna que otra carne fresca puesta en el asador, unos cuantos vicios chicos satisfechos, una mecha templada capaz de consumirse muy rápido. El blogueo sistemático precipitó el conocimiento virtuo-real de muchas personas notables que enriquecieron la paleta austera de mi comunidad. Obviamente no faltaron las decepciones previsibles; es imposible en el medio de tanta arriesgada circularidad estar exento de la mala suerte de encontrarse algún par de pigmeos traidores y engreídos.

Un saludo a todos los que alguna vez pasaron por acá en estos dos años. Las pasas de uva y el licor burbujeante ya están listos para el festejo

11 comentarios:

Jack Celliers dijo...

Salud, Tino.

Minerva dijo...

Feliz cumpleaños!

Isabel dijo...

Y sigue pasando el tiempo. Felicidades por estos dos años de compartir más allá de los sentimientos propios y ajenos, y sobre todo, gracias por las valentías cotidianas.

daniela dijo...

Julio, qué bueno que durante el tiempo que pasa pasen cosas bellas!!, beso,

inx dijo...

Celebremos, hace falta alguna fiesta, siempre. Felicidades, Tino.

Tino Hargén dijo...

jack, minerv, isable, damiela, inx, hermanitas y hermanitos, gracias por el saludo!!!!!!

os quiero!!

Gus Nielsen dijo...

Salud, Tinito. ¿Cuál era el pescado que querías vender? ¡Vivan los licores burbujeantes!

Tino dijo...

gracias gus!!

era el pescado podrido!

y si, licores son amores

paula dijo...

besos tardíos.

Tino Hargén dijo...

..pero besos al fin !

Gracias!!

Silvia Sue dijo...

También tardíos. Pero besos con algún abracito fraternoso buscando refugio, que tantas veces a eso vengo...