El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

diciembre 28, 2011

La representación de la lluvia





Las duchas me atraen. Poseen una magia híbrida, un caudal condensado de relaciones simbólicas que inquietan. Lluvia de artificio, burda emulación doméstica de la naturaleza, grotesca imitación intramuros de uno de los regalos más suntuosos del cielo. ¿Nunca temiste que una ducha cualquiera lave la última suciedad que te mantiene vivo? ¿O que te ahogue en un diluvio infinito? Hacerse llover encima cada mañana, como regarse en ficción de aventura, en clave de tormenta vivificadora.



4 comentarios:

Un punk ignorante dijo...

Muy bueno el blog, te dejo el mio

http://cordurainsana.blogspot.com/

Nos leemos, saludos.

Tino Hargén dijo...

Hola Punk, gracias por leer, iremos por tu blog!!

Saludos

ŜhЄrezάđξ dijo...

La lluvia me gusta como tormenta vivificadora, aún que cuando nena y alzaba la cara directo a la regadera
temía que el agua pudiera ahogarme.

Hoy ya no me ahoga, pero si ella disimula a veces mi llanto, o disfraza mi canto cuando estamos solas.

Feliz 2012, con lluvias de novedades c:

Tino Hargén dijo...

Feliz 2012 Shere...!!!!!!!!