El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

marzo 28, 2008

Campo feroz ( I )

De los mercaderes alzados en la historia


No hay que subestimar el potencial movilizador de la burguesía cuando es agredida en su intimidad más sensible: el bolsillo. Los ejemplos históricos van mucho más allá del caso de diciembre del 2001 que muchos mencionan cuando lo que no pudo ni el más radical de los grupos clasistas combativos lo pudo una burguesía a la que de pronto le metieron la mano en sus frondosas cuentas y ahorros. ¿Que fue la revolución francesa sino un alzamiento de los burgueses cansados de los impuestos abusivos? La democracia toda debe su origen a los mercaderes alzados contra el despotismo confiscador. En una sociedad, la fuerza combativa que nace de la ambición de los más favorecidos es a veces mucho más poderosa que la que emana de la combatividad defensiva de los menos favorecidos.

2 comentarios:

Alberto dijo...

Bastante dificil de entender cual es el mensaje que se quiere dar con esto que has puesto.
El conflicto entre el "campo" y el "gobierno" no es entre "la ambición de los más favorecidos" y los "menos desfavorecidos" sino que lo es entre dos sectores de la burguesia y como van a repartirse lo que explotan/roban/extraen de la mayoria. Aca el gobierno, mas alla de un discurso mentiroso sobre derechos humanos, dejo el asunto bien en claro, cuando la Presidente explico que en politica se puede ser cualquier cosa, pero en economia hay que ser razonable. Esa separacion de la economia de la politica es el toque neo-fascista que esta detras de todo esto. Esa declaracion posmodernista, que pone a la luz que el proyecto K es la continuacion logica de los proyectos Martinez de Hoz-Cavallo, deja tambien en claro lo mentiroso del discurso sobre derechos humanos como rescate de los "setenta" ya que para bien o mal esa gente se sacrifico porque desde lo politico se cambiaba la economia.
Desde mi punto de vista, las movilizaciones con cacerolas en mano tienen poco que ver con el apoyo al campo y mas con el rechazo de una politica en cuanto forma y contenido, por parte de las clases medias que ya habian votado contra K en las elecciones en todos los centros urbanos. Creer que la Gestapo de D'Elia es algo mas que un grupo de choque de gente que vive de eso, es ser muy idealista. D'Elia, Persico et al. estan mas cerca de ser ese lumpenaje que siempre apoya los gobiernos y organizaciones fascistas que organizaciones de y con conciencia de clase. Ya Arendt notaba como ese lumpenaje siempre termina del lado de la burguesia fascista y no del que seria su aliado natural de clase.
Como cuando Bush invadio Iraq hablando de democracia y libertad, la gente se confundio y apoyo a un lado o al otro sin ver que la pelea Bush-Hussein era una interna, como lo fueron los ataques del 11 de setiembre, este conflicto es una interna de clase, no una lucha entre clases o la defensa por parte del gobierno (que ya uso todos los trucos posibles, incluido el de decir que los del campo no son argentinos. en mi epoca a los antiperonistas nos acusaban de cipayos).

Tino Hargén dijo...

Alberto, en torno a este tema subí una serie de escritos que tienen diferente enfoque. Esta primera parte no es una lectura directa del conflicto sino más bien una reflexión tangencial en el sentido histórico. Me parece que en torno a los mensajes estamos todos demasiado ansiosos por leer "a ver que que lado está éste", y eso no me gusta, no me parece que es reducir las cosas y someterse a un influjo maníqueo indeseable.

Si leés la parte II y III ahí si me meto en directo sobre el conflicto en si.

No suscribo la totalidad de tu análisis, pero si me parece acertada la observación sobre un gobierno que separa muy tajantemente economía de política, ya que basa todo su posicionamiento ideológico en la publicitada épica de los derechos humanos, cuando en todo lo demás demuestra el “pragmatismo” típico de los populismos de derecha.

Del papel del lumpen y su final al servicio del fascismo burgués no sólo habló Arendt sino los propis Marx y Engels, pero las corrientes populistas se basan precisamente en entronizar al lumpen como el sujeto histórico de las “transformaciones” que nada transforman.

Saludos y un gusto tenerte por aquí de nuevo