El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

febrero 20, 2008

Literatura de lector

Miguel Soler ha escrito un estupendo artículo en su blog sobre la "literatura de lector". Me honra haberle servido de disparador con el apelativo. Justamente tengo un borrador sobre la materia que espero poder concluir pronto. Aquí a modo de apertura subrayo algunos puntos sobre citas de su texto:


"La cuestión, más allá de la pericia de una literatura de lector, más allá de la calidad de los productos de una literatura de lector (y si se pudiera definir tal literatura), es si podemos "valorarla" y bajo que preceptos éticos, estéticos o morales darle justa apreciación por sobre otras (por ejemplo: por sobre los originales canibalizados)”

La concepción de la literatura de lector me merece un rechazo visceral a la vez ético y estético, porque como bien señala Soler es ética y estética la naturaleza de su genealogía y sus implicancias.

“Pero qué hay cuando esos engarces, esas transposiciones son realizadas de callado? ¿No se vulnera cierto orgullo de autor a expensas de la lentitud del lector, al que le es inabarcable el cuerpo de la literatura? “

Por supuesto que no todo es igual, hay intelectuales que ejercitan a la luz del día y mirando a la cara ejercicios de análisis e intervenciones textuales utilizando las obras de otros autores, pero no presenten eso como literatura y se presenten a ellos mismos como autores o escritores, a imagen y semejanza de aquellos a los que canibalizan. Luego está lo peligroso: una concepción que habilita la operatividad en la oscuras catacumbas de todo tipo de chantas depredadores que conciben ese modo “productivo” de alimentar el sueño de un propio bronce autoral; sobre la vil explotación del talento público.


”La literatura de lector, presumo, es una maldición epidémica que podría habernos legado Borges (así como Kafka nos legó, a través de una teoría bosquejada en sus Diarios, la de “la literatura menor”, tan menor que termina por ser infranqueable como si se invirtiese a un obstáculo mayor.) Borges dijo que Todo estaba escrito, que no podríamos hacer más que variaciones argumentales de una pocas historias rectoras, clásicas y ya editadas desde el fondo del tiempo”

Borges ha sido usado para tal fin, los adalides de la literatura de lector se amparan en el multiuso escudo borgeano, un escudo construido sobre una burda e interesada interpretación de sus declaraciones e ironías.

“Una literatura de autor versus una literatura de lector”

Una literatura de locos creadores versus una de tramposas, voyuerísticas y burocráticas ratas de biblioteca.

2 comentarios:

Fender Gebiet dijo...

El problema, que implica una toma de conciencia un poco frustrante para los escritolectores como yo, es que uno nunca sabe de qué lado está.
Uno opina, (se) debate, discute, pero nunca estará del todo seguro cuál camiseta le corresponde.
Largas discusiones con amigos sobre este tema, que disfrazamos de otras cuestiones, como la forma vs. el contenido -por ejemplo-, pero que terminan siempre en tomas de posición bastante provisorias, signadas por una oposición más que por una afirmación.

(Llegué aquí buscando otra cosa en Google, pero felicito al azar -y al autor, por supuesto-)

Tino Hargén dijo...

Fender:

Gracias por sus conceptos y bienvenido a este blog . Su nombre me recuerda a una Stratocaster!!