El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

diciembre 27, 2007

Pretemporada intelectual

Los deportistas hacen pretemporada. Consiste en entrenamientos básicos, de fondo, que dejen marcas para que la cuerda dure todo el año. ¿Como sería una pretemporada para un intelectual? No se me ocurre nada, o si, algo que no debiera ser: por ejemplo no habría que ir bajo ningún concepto a esos lugares de la impertinente costa atlántica argentina, de las menos afortunadas por la madre naturaleza; viento, frío, sombrillas que hay que hundir un metro en la arena para que no vuelen, todo el mundo con cuatriciclos, comerciantes lugareños hambrientos que esperan todo un año para desplumarte con unos precios ofensivos.

¿Un plan de selectas lecturas y dejar toda labor escritural de lado? ¿Ejercicios de relajación mental?

4 comentarios:

Isabel dijo...

Un plan de selectas lecturas está bien, y otro de no perder detalle de lo que a uno le rodea. Empaparse incluso del vuelo de las sombrillas... vaya usted a saber qué inspiración intelectual puede existir detrás. La pretemporada del intelectual consite en sentir, para luego vomitar lo sentido. Un abrazo.

cecilia dijo...

creo que la pretemporada intelectual debe originarse en cualquier sentimiento...menoscabar la razón para emplearla después de llorar y reír.
Sentir y dejarnos llevar por las sensaciones creo que nos desentumece de tanto análisis.

Alberto dijo...

los yankees, pioneros del pragmatismo comercial, tiene una especie de "pretemporada intelectual". Durante los veranos hacen unas especies de institutos donde se juntan unas cuantas personas que demuestran ser o tener potencial intelectual, y ahí conviven, debaten y asisten a ponencias de especialistas (dependiendo del tema en cuestión). También tiene cosas similares para escritores, quienes conviven, escriben y comparten mas allá de tener escritores famosos que asisten, hablan y critican, y lo mismo para artistas plásticos.

Tino Hargén dijo...

Gracias por las respuestas!

Veo que Isabel y Cecilia coinciden en abrir grifo de los sentimientos para dejar que chorreen libremente durante un tiempo

Isabel dice:
"empaparse áun del vuelo de las sombrillas" Cecilia dice "menoscabar la razón para emplearla después de llorar y reír"


Alberto, muy interesdante lo que contás, yo apostaría a lo que dicen las chicas por un lado, y a jugar, jugar, el intelecto necesita liberarse del compromiso de ser evalado y autoevaluaddo, debe permitirse a si mismo poder jugar....