El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

marzo 25, 2011

La existencia como insistencia



El olvido siempre es injusto
pero la indiferencia es ofensiva...

Entonces urge abandonar
los placebos intelectuales
y tener la hidalguía
de untarse cebo
en el trémulo corazón
antes de cada refriega vecinal
de la diaria insistencia...

Mantener intacta
la exuberancia semental
como oferta perpetua de conquista
y el buen humor irónico
en el instante preciso
capaz de desencadenar la destrucción
de todas las ocupaciones...

Existir es insistir...

2 comentarios:

Gabriel Dirrheimer dijo...

no es acaso la insistencia un operador de los posibles?

Tino Hargén dijo...

Asi es, la insistencia es operadora de lo posible, es la carga que supera la instancia del previsible fracaso...Repetir e insistir volver a la carga con la corrección de lo aprendido.

Gracias por tu comentario Gabriel