El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

diciembre 31, 2010

De la solemnidad del sol


El Escribir será siempre un burocrático sustituto representativo del Hablar. La Escritura es apenas la secretaria de actas del Habla. Pero ellas, ajenas en su voladura, olvidan estas penosas verdades en nombre de la vertiginosa vibración del espíritu. Arte y pensamiento unidos jamás serán vencidos. La cualidad obrera de la palabra opuesta a su pereza monárquica, su entrega en la prosaica descripción y su loca ingeniería representativa del símbolo, erizando las membranas del esquizofrénico espíritu.

Estamos ante una nueva vuelta del motor del tiempo, ese rodaje sacramental del infinito que nos quiere convencer que gira para que no descubramos que tan sólo avanza en línea recta hacia el tajante final. Doce hojas de almanaque a la basura, cuatro estaciones pasadas sin detención y trescientos sesenta y cinco amaneceres sin mayor novedad que la renovación de crueles destinos apenas atemperados por algunas sanas y breves ilusiones. Pero todo es corte y transformación en las raíces gelatinosas de los ánimos capaces de proyectarse como vapores ascendentes hacia el campo magnético del goce. Habrá que festejar porque no hay otro remedio.

Feliz año nuevo...


4 comentarios:

Ana dijo...

Feliz día nuevo Tino... perdón feliz año nuevo.

Tino Hargén dijo...

Gracias Ana! Muchas felicidades!

Y si, en términos cósmicos -y en términos terrenales también- un año es un día, apenas una vueltita que dio la tierra por el sol....

Miguel S. dijo...

Feliz año 2011, Julio. Que la secretaria no muera ni nos abandone

Tino Hargén dijo...

Gracias Miguel, felicidades para vos!! Esperemos que no nos falle ni nos pida aumento!