El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

marzo 25, 2007

Sin título

Un “libertario” sin escrúpulos ha decidido multiplicarme insultos y descalificaciones públicas a cual más descolocada, arbitraria, impertinente y dislocada respecto de toda la sustancia evidente del debate que pudo haber existido, sin siquiera dar una mímina respuesta a la comunicación personal. Esto le permitiría, entre otras cosas, informarse mejor antes de calumniar vilmente como cuando insinúa que la otra persona citada en el mail no ha sido enterada del asunto. La realidad es que yo me había dirigido con bastante anterioridad a esa persona -Carlos Racak- en un mail a su casilla el día 12 de marzo, donde le hice saber todos los desagrados que luego menciono. Puedo ofrecer la prueba del encabezado de envío y respuesta si a alguien le interesa. Obviamente no voy a rebelar su contenido y le pido disculpas a Racak por el hecho de mencionar la sola existencia de ese mail y espero me comprenda que lo hice ante la necesidad de refutar agresiones recibidas de un tenor desbordante.

Por ahora me limito a refutar sólo este punto. Meditaré si creo necesario contrastar el resto del atormentado vómito de mierdosas infamias y delirios que me arroja este híbrido tanatológico adicto al exhibicionismo pendenciero y presuntuoso de una supuesta erudición citadora, tan sobreactuada, rimbombante y libresca que pareciera estar dirigida al consumo embelesado de los castratis mentales que se alimentan de aforismos anonadantes hasta para aliviar sus vejigas. Como es una trabajo asfixiante para toda lucidez del entendimiento querer arrojar algo de luz sobre el malambo filosófico ya patético que zapatea para buscar efectos primarios de aniquilación barata, resultará dificil que me dedique a ello. Más intolerable aún es su afán de establecerse como gurú funcional del mayor de los grados antisubversivos de la nihilista corrección política, y como no repara para ello en abusar de despropósitos conceptuales que pretende presentar como los más milenarios y aleccionadores.

2 comentarios:

carlos dijo...

Tino, quiero aclarar esto, y sólo porque me nombrás:
1) todo esto se fue asquerosamente de madre. Quiero decir, si realmente se quieren dar muerte: ¿por qué no van y lo hacen? Me parece que la muerte nunca va a poder ser abarcada por las palabras.
2) entre vos y yo no quedó nada claro, o, de mi parte, solamente un punto: puedo compartir una mesa con vos, pero no sé si me interesa conversar. Suena tonto pero es así. Una comida totémica, ponele. En consideración a todas y cada una de las personas que quiero y respeto en esa mesa que espero se mantenga como una posibilidad.
3) yo soy amigo de Luis. Eso puede ser criticable, bancar a los amigos, hacer culto de eso en un mundo agujereado y balbuceante. Ya te lo dije antes en ese mail y lo repito: no hubo nada planeado "a deux" en contra tuya. De mi parte es sencillamente que lo considero un amigo cercano, como a otros y a otras; una especie de mancomunión en las ideas y en la sensibilidad, al que banco públicamente (y no porque él lo vaya a necesitar, sino porque a mí me surge), más allá de razones y minucias puntuales.

Tino Hargén dijo...

Carlos

No me interesa dar muerte a nadie, sino dar vida a toda a cualquier interacción humana que sea posible, aún la posible entre discursos e interpretaciones muy diferentes.

De acuerdo, todo se fue de madre. Pero por favor repasá bien la situación a ver si te queda claro algo más de todo esto. Luego de corridos una series de opiniones y textos de las partes involcuradas, decidí que el debate de ideas debía permanecer en público pero las cuestiones atinentes a mi malestar personal debían canalizarse por una vía directa y confidencial para no distorsionar las cosas mezclando situaciones, eso es lo que creí se merecían. En consecuencia obré, y te escribí a vos y unos días después a él. Vos me respondiste y de alguna forma hemos tratado de seguir adelante tratando de quede más claro, y si queda algo por aclarar todavía espero lo sigamos tratando por la misma vía personal de ahora más.
Sea la que sea la respuesta que hubieran merecido mis cartas nada se hubiera desmadrado si esto se mantenía según un elemental respeto mutuo que me es negado por una de las partes. La actitud de usar ese mail casero -que por otra parte más allá de cualquier connotación de su contenido dispensa al destinatario un respeto claro y evidente que lamentablemente decide no corresponder- , abusar de él haciendo una interpretación distorsionada y tomarlo como base para justificar una andanada de agresiones públicas me parece un punto irreconciliable. Trataré de no seguir agregando más nada a la cuestión bélica, lo que no quita que tal vez siga el debate de ideas en algunas cuestiones conexas que creo oportuno desarrollar.