El lugar donde he sido mandado a vivir sin ninguna experiencia previa en el medio de la más huérfana inconstancia. El que me obliga a tomar por sorteo hasta la más inocente de mis decisiones, como la de creer en la más pálida idea...

enero 08, 2007

Escalera retórica



Genio.
Es Brillante.
Sin duda excelente.
Realmente es muy bueno.
En definitiva tiene un buen nivel.
En términos relativos es muy competente.
Se podría decir en general que hace bien las cosas.
Sin ser muy exigente, yo diría de todas maneras que se defiende.
En honor a una verdad que sea dicha con todas las palabras, no sirve para nada.





Música: Anathema A natural disaster


7 comentarios:

Sandra dijo...

A veces uno piensa de arriba hacia abajo mientras te están clavando una estocada. El pensamiento decrece y comienzan a coser la herida. Al final uno queda duro.
Pero claro, la realidad es otra cosa.
Escribo sin pensar porque total en este blog no se lee nada. Todo muy oscuro!!!, de honda, Tino.

Sandra dijo...

onda!, como el pensamiento?, ja!

Tino Hargén dijo...

De honda, kawasaki y susuki, es la influencia de la industria japonesa :-)

Este blog se ha vuelto mutante, nadie sabe de que color es..

Gracias por los comentarios..

Mariana dijo...

Las escaleras sirven para mirar desde arriba, igual llega un momento en que hay que bajar y solo queda un recuerdo de lo que vimos.
Y hablando de ver en el explorer se lee.
Saludos

bardamu dijo...

Bajaste las escaleras abajo. Ahora, hacé como Girondo, y subilas arriba...

Sandra Pérez dijo...

Bardamu, desde muy chiquita (cinco años), que fue cuando subí por primera vez a un escenario, y después de estar en cualquier lugar de él, porque si le debo una enseñanza productiva a una maestra es a la que siempre decía: "No importa en qué lugar del escenario les toque bailar, si son buenos van a destacarse", la parte que más disfrutaba era la calma de la función cumplida, después de la adrenalina no hay nada más seductor y placentero que hacer mutis por el foro.

Silvia Sue dijo...

No digo nada para no caerme.